Enlaces

Bienvenidos a este vuesto blog.

lunes, 2 de febrero de 2015

RESEÑA: EL AMOR ME PERSIGUE PERO YO SOY MÁS RÁPIDA - Elisabeth G. Iborra

SINOPSIS: Basta con que quieras alejarte de algo para que el destino se ponga juguetón y te trastoque todos los planes.Y eso es precisamente lo que le sucede a Mar. Ella, ilusa, pretendía cambiar la ciudad por un bucólico rincón frente al mar para estar sola, pero en lugar de eso, acaba subyugada por David, un jinete del que intentará huir a toda costa.Desde el primer encontronazo, la tensión sexual no resuelta los transportará por una montaña rusa de casualidades que los llevará desde el encuentro más apasionado al más cómico de los desencuentros. Cómico para los lectores, ya que, para ellos, quedarse siempre a medias y perderse una y otra vez por las jugarretas que el azar les tiene reservadas no resulta gracioso en absoluto, a pesar de la auténtica jauría de sentimientos en que se convierten sus posteriores reconciliaciones.


Este puede ser uno de esos libros del que a priori piensas. ale, más de lo mismo; sin embargo decides darle una oportunidad y de das cuenta, tras leer los primeros capítulos, que la historia te va a atrapar y dejar entusiasmada, consiguiendo que todos tus prejuicios absurdos se vayan al garete. (Hay que entender que una se lleva tantos chascos que se muestre reticente)

¿Y cuál podría ser la clave?

Muy sencillo pero a la vez muy complicado y raro de ver en los últimos tiempos: la madurez de los personajes a la hora de enfrentarse al día a día en general y a las relaciones de pareja en particular.
Una protagonista, Mar, que habla de sí misma, de sus experiencias, de sus pensamientos sin ambages pero no a lo tonto aburriendo al personal sino razonando, argumentando y mostrando tener una cabeza muy bien amueblada.
Y, partiendo de esa base, es lógico que sepa muy bien distinguir qué le conviene y qué no, y en eso se incluye el tema hombres.
Así que cuando aparece ÉL, se fija, se interesa, pero no tiene experiencias religiosas ni se pone a proyectar una boda.
La aparición de David anima, y mucho la novela, no sólo por el tema sexual (que todo hay que decirlo, se las sabe todas, y viene con Nutella de serie, no digo más) lo más impactante del tipo es cómo respeta y cómo dialoga con ella. Cierto que muchos de esos diálogos van cargados de dobles sentidos y connotaciones sexuales que caldean el ambiente, pero por encima de eso se deja entrever una forma de pensar muy adecuada a las necesidades de cualquier mujer y por supuesto a las de Mar.
Y ella, dice, tras conocerle, una de las mejores definiciones de sexo que he leído: me ha follado el cerebro.
Dicho así suena bruto pero al leer el libro se entiende porque Mar sabe, al igual que muchas, que el órgano sexual más importante es el cerebro.
No os voy a detallar los pormenores de la relación que es un ejemplo de, repito, madurez, sin celos ridículos, sin ñoñerías de parvulario, sin me enfado por una chorrada como adolescente de instituto; No, nada de eso, comportamiento serio, maduro y sobre todo dialogado, exponiendo cada punto de vista.
Y si la frase de Mar me dejó alucinada, también voy a mencionar una de David sobre un espinoso asunto: la experiencia en el tema cama de las mujeres. (Recordaré el concepto denostado de experiencia y habilidad = guarra, tan por desgracia extendido) Pues bien, el jinete, el terrateniente (como ella le llama y no sólo en los momentos hot) viene a decir algo así como (perdón por no haber copiado la frase de modo literal) : tu pasado es tuyo y te pertenece, yo quiero el presente y si el día de mañana no estamos juntos me alegraré de que seas feliz con otro.
¿No me digáis que no es alucinante? Nada de eres mía hasta el final, no puedo soportar verte con otro... y todas esas majaderías de periodo cromañón tan utilizadas para hacernos creer que es amor.
Y por supuesto nada de millonarios derrochones (nunca entenderé cómo tienen tanto dinero si se pasan el día comprando diamantes, alta costura y coches como el que compra gominolas) Un planteamiento de relación independiente. Nada de donde va el asa va el caldero. Nada de preguntas trampa si quedas con amigos/as. Insisto, cordura, sensatez y mucho humor que deriva en una relación igualitaria, cómoda, nada asfixiante. Parcelas independientes, respeto por el trabajo de cada uno. Seguridad en sí mismos y por tanto en la pareja.
Dos formas de vida distintas. Ella (Mar es escritora, viene de una gran ciudad y aún no sabe dónde fijar su residencia de manera definitiva) y él (David tiene un rancho, vive del campo, económicamente muy por encima de ella) buscando puntos comunes. 
Una historia en la que ríes y te emocionas con los protagonistas, descripciones curiosas del sur de España, valoraciones políticas, familias que saben estar en su sitio, y algún ex toca huevos, pero nada que no pueda resolverse con un bote de Nutella caliente.