Enlaces

Bienvenidos a este vuesto blog.

domingo, 21 de abril de 2013

Reseña: CALLE DUBLÍN- Samantha Young.




Sinopsis: 

Cuatro años atrás, Jocelyn Butler dijo adiós a su trágico pasado en Estados Unidos para empezar una nueva vida en Edimburgo. Pero cuando se muda a un apartamento en Dublin Street y conoce al hermano mayor de su compañera de piso, todo cuanto ha intentado proteger se ve sacudido hasta lo más profundo. Braden Carmichael es un hombre que siempre consigue lo que quiere, y ahora la quiere a ella. Sabedor de que Jocelyn ha renunciado a establecer cualquier clase de relación, le propone dar rienda suelta a la intensa atracción que siente el uno por el otro, sin dejar que la relación vaya más allá del sexo. Jocelyn acepta, sin imaginar que el atractivo escocés se enamorará de ella sin remedio.


De entrada debo decir que para las fans reconocidas de la erótica como yo ahora estamos en nuestra salsa ya que tenemos una variada oferta disponible y por eso cuando vi este libro me fui de cabeza a por él.

El planteamiento de la historia no comporta mayor complejidad, pues no vamos a ver enrevesadas tramas simplemente a dos personas intentando, cada uno desde su posición encajar sus diferentes formas de entender una relación.
La protagonista, Joss, una mujer joven (y se nota porque a veces peca de inmadura, es lo que tienen los veinteañeros) con un serio problema debido a su traumática adolescencia y que condiciona muchísimo su vida actual por eso cuando conoce a su nueva compañera de piso le costará bastante confiar y abrirse a ella. Pero, lo que no espera de ninguna manera es que aparezca un hermano cañón dispuesto a comérsela viva.
Y es que Braden es un hombre acostumbrado a, primero, salirse con la suya, dos a que las mujeres le tiren las bragas a la cara y tres a que nadie le replique y eso con Joss no va a ser posible.
Comienzan una relación, como era de esperar basada en el tira y afloja verbal, cargado de connotaciones sexuales que o se van a la cama o aquí ocurre algo serio.
Pues por suerte para todos consuman, eso sí, ella quiere poner todos los límites posibles, incluyendo fijar un tiempo, para que lo que empieza siendo sexo y nada más no pase de ahí.
Y la va a llevar clara, porque él les tiene bien puestos.

Debo decir que si bien las escenas hot van cargadas de intensidad, emoción y todo lo necesario para "emocionarnos" y/o abrir la ventana son bastante convencionales en el sentido de que no hay imaginación, el sexo es estupendo pero convencional. Esto puede deberse a que últimamente todos parecemos sabernos el kamasutra de memoria y claro en cuanto ves un misionero hasta te sorprende.
Bromas aparte, debo aclarar que pese a esta apreciación, el resto de la novela me ha gustado mucho, en especial ese contraste entre la educación de gente acostumbrada a moverse en ambiente de dinero pero sin atosigar con regalos extracaros (ya cansan los diamantes a go-gó y los jets privados) y los momentos de excitación y/o cabreo cuando ambos recurren al lenguaje que muchos tildarían de vulgar pero que expresa a la perfección lo que se quiere decir. (no sé por qué hay gente que se asusta por un "follar" a tiempo o una "polla") que somos mayores de edad.

Para concretar, una historia intensa, más importante por los sentimientos que acompañan y complementan a la perfección la historia sexual que por el desarrollo erótico en sí.



viernes, 19 de abril de 2013

Reseña: OCHENTA MELODÍAS DE PASIÓN EN AZUL / ROJO - Vina Jackson.

Sinopsis:



Summer ha conseguido trabajo en Nueva York, y Dominik decide trasladarse a la Gran Manzana para estar con ella y cumplir su sueño de escribir una novela. Pero la fama de Summer como violinista es imparable, y apenas tienen tiempo para estar juntos. Por si fuera poco,un personaje del pasado volverá a aparecer, presionando a Summer para que juegue con él una última vez.


Sinopsis:


La renombrada violinista Summer Zahova regresa a Londres, la ciudad donde todo empezó para ella. Libre y soltera en la hedonista capital, Summer se embarca e una serie de ardientes aventuras, aceptando las excitantes y nuevas oportunidades y viajando a Europa para cumplir sus sueños.

Cuando roban el valioso violín de Summer, el destino lleva de vuelta al rico y carismático Dominik a su vida. Ninguno de los dos puede negar la obsesión que sigue existiendo entre ellos, pero su historia ha dejado sus cicatrices, y ambos comprenden que el amor y la pasión no siempre pueden ir de la mano. Summer sabe que si juega con fuego acabará quemándose, pero hay algunos placeres que a los que es difícil renunciar…

¿Podrán Summer y Dominik superar por fin los obstáculos que hay entre ellos? ¿Elegirá Summer seguir a su cabeza o a su corazón?


Hoy toca dos por una, es decir en una sola reseña hablaré de las dos novelas, la razón es bien simple, son la segunda y tercera entrega.
Ya hice la reseña del primer volumen, dejando claro que prometía y que las cosas se iban a poner cada vez mejor.
Y así ha sido.

Uno de los puntos fuertes de esta trilogía, aparte de la intensidad, variedad y abundancia de escenas eróticas, es la forma no sólo en la que van descritas sino las connotaciones y las consecuencias de las mismas, es decir, lo que a cada uno le pasa por la cabeza antes y después de darse el intenso revolcón.

Otro hecho que destacaría es la ausencia de sentimentalismo mal entendido y de ese tan almibarado que de tanto repetirse empalaga. Los dos protagonistas sienten, sufren, desean, pero no por ello se comportan como cretinos posesivos dispuestos a montar una escena por una chorrada.
Cierto es que les cuesta horrores expresar en voz alta lo que realmente sienten el uno por el otro ya que (y esto es una opinión personal) son de esas personas que a veces, de tanto negar la evidencia, creen que deben seguir haciéndolo aunque la realidad les muerda el culo.

En estas dos entregas comprobaremos las idas y venidas (literal, pues visitan varios puntos del planeta) de los dos protagonistas, pero, y aquí radica otro de sus atractivos, ambos saben aceptar sus limitaciones y sus deseos, y pese a estar separados y no dejar de recordar lo que pudo ser, cada uno por su lado experimenta junto con otras parejas placeres y demás ofertas variadas que se les ofrece.
Y me parece excelente ya que el estar con otras personas les da una visión única y por ello comprenderán mucho mejor la diferencia sólo desear por placer físico y lo que realmente consiguen ellos dos cuando están juntos.

La historia va avanzando, va pasando el tiempo y pese a todo terminan por separarse, víctimas de un macabro juego y la falta de sinceridad por parte de los dos. Sin embargo, a pesar de todo, de las nuevas relaciones, de las nuevas experiencias, de la desilusión, de la distancia, no pueden olvidarse el uno del otro y eso les condicionará muchísimo.

En medio de todo este maremagnun están las carreras profesionales de ambos, tan diferentes pero tan vinculadas por un objeto, el violín de ella, que en la tercera entrega jugará un papel determinante y no sólo como instrumento de cuerda.

Es curioso, y si no recuerdo mal, en ningún momento él o ella dice te quiero o palabras similares que de tanto usarse parecen tan desgastadas y vacías que aburren. Son los gestos, el comportamiento y sobre todo los pensamientos de ellos dos quien les delata.


No hace falta decir que me ha encantado esta trilogía y que además continuará, aunque según el avance del tercer libro me da a mí que cambian los protagonistas.
Así que esperaremos impacientes las ochenta melodías de pasión en ámbar.


lunes, 1 de abril de 2013

Reseña: PÍDEME LO QUE QUIERAS y PÍDEME LO QUE QUIERAS, AHORA Y SIEMPRE. Megan Maxwell.

Sinopsis:

Tras la muerte de su padre, Eric Zimmerman, un prestigioso empresario alemán, viaja a España para supervisar las delegaciones de su empresa. En Madrid conoce a Judith, una joven de la que se encapricha al instante. Atraída por Eric, tanto como él por ella, Judith, entrará en sus morbosos juegos, llenos de fantasías, sexo y situaciones que ella nunca pensó vivir.






Uff, uff y otro uff.

No hice la reseña de este libro en su día por dos motivos, el primero, quería leer la segunda para hacerme una idea global, porque esta historia tiene mucha miga, y la segunda porque, y esto va dirigido directamente a la autora: MEGAN, TE HAS PASAO!!!

Sinopsis:

Después de provocar su despido de la empresa Müller, Judith está dispuesta a alejarse para siempre de Eric Zimmerman. Para ello y para reconducir su vida decide refugiarse en casa de su padre, en Jerez. Atormentado por su marcha, Eric le sigue el rastro. El deseo continúa latente entre ellos y las fantasías sexuales están más vivas que nunca, pero esta vez será Judith quien le imponga sus condiciones, que él acepta por el amor que le profesa.

Todo parece volver a la normalidad, hasta que una llamada inesperada los obliga a interrumpir su reconciliación y desplazarse hasta Munich. Lejos de su entorno, en una ciudad que le resulta hostil y con la aparición del sobrino de Eric, un contratiempo con el que no contaba, la joven deberá decidir si tiene que darle una nueva oportunidad o, por el contrario, comenzar un nuevo futuro sin él.


Ale, pues vamos a meternos de lleno en la historia.

Para empezar, el personaje de Jud, sinceramente, no me gusta. ¿Por qué? muy sencillo ella tiene lo que las demás queremos y esto es un país de envidiosas, así que como yo soy muy de aquí, pues lo digo.
Y al Sr. Z, chatín, qué carácter, qué manera de calentar el ambiente, qué manera de volvernos loquitas y qué manera de provocar. ¡Qué tenemos una edad! ja,ja,ja.

Bien tras la introducción poco seria en una reseña, voy a ir al grano.

La autora ha entrado por la puerta grande en el mundo erótico festivo escrituril, ha arriesgado y ha ganado. 

La historia, simple y llanamente habla de una relación salpicada de altibajos entre dos personas de carácter muy fuerte, cabezones (aquí hay un empate entre España y Alemania) que tendrán que buscar el modo de comprenderse, tolerarse más allá de los momentazos sexuales que experimentan.
Todos quienen hayan leído el libro comprobarán que la autora no se ha reprimido a la hora de usar la imaginación para que estos dos disfruten al máximo, solos o acompañados, del folleteo (eso sí, todas las escenas son atrevidas pero cien por cien seguras), pero, como ese punto ya ha sido suficientemente exprimido en otras reseñas yo me centraré en lo que queda tras la tormenta.

Al estar escrito en primera persona nos falta el punto de vista de Eric, y yo me muero por saber qué le pasa a ese hombre por la cabeza cuando Jud le pone al límite con sus respuestas, sus gestos, su cuerpo y su salidas, porque esta chica es la bomba. ¿Cómo se la ocurre decirle gilipollas y cosas así a un tipo tan cuadriculado como Eric, que además, para más inri, es su jefe?
Pa´matarla.

Este es uno de los puntos más fuertes de las dos novelas, los enfrentamientos entre ambos; vale, tienen momentos moñas tipo Pablito Alborán, pero no por ello resultan empalagosos.
El momentazo AC DC no tiene precio!!!!

Debo decir también que me gustó más el primer libro, pero es comprensible, porque te deja K.O. desde el principio, por el estilo, tan diferente al que Megan nos tenía acostumbrada, aunque debo decir también que el sello personal de la autora se nota y mucho.

Y ahora vamos con la parte negativa de la historia:

La prota, Hummm, peca un poco de inmadura, qué celosona se nos pone la jodía, y qué puñetera es cuando le rechaza (eso sí, gracias a su obstinación leeremos escenas impagables, pisotones incluídos)

Fin de la parte negativa.

¿Se nota mucho que ella no me cae nada bien? Pero ya lo advertí al principio.

Ahora, ya sé que me meto donde no me llaman, pero Megan, hija, si no lo digo reviento: ¿podríamos tener una especie de relatito corto, pensado, redactado por Eric?