Enlaces

Bienvenidos a este vuesto blog.

martes, 12 de abril de 2011

CODICIA - J.R. WARD

SINOPSIS.

La redención no es una palabra muy conocida para Jim Heron; su especialidad, tanto a nivel personal como profesional, es la venganza, y para él todo pecado es relativo. Pero las cosas cambian cuando se convierte en un ángel caído y se le acomete la misión de salvar a siete almas de siete personas, de los siete pecados capitales. Su arma: el poder del amor. Su enemigo: la oscuridad del mal. Y el fracaso no es una opción. Vincent Di Pietro se ha entregado totalmente a su trabajo, hasta que el destino interviene en forma de mujer tímida y reservada, que le hará cuestionarse su sino. Con un antiguo demonio intentando reclamarlo, Vin tendrá que trabajar mano a mano con un ángel caído no sólo para ganarse a su amada… sino también para redimir su propia alma.



Bueno, bueno, bueno... no sé cómo empezar a hablar de este libro porque hacía tiempo que no pillaba por banda una novela tan compleja y tan adictiva a la vez.
Con tantas tramas paralelas y con tanta información.
Aquí hay de todo.
Dejando a un lado el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal, que resulta el eje y punto de partida de la novela, vamos a encontrar dos protagonistas a la vez, algo extraño. Por un lado el que será el conductor de toda la serie, Jim Heron. De quien, supongo, la autora nos irá desvelando más detalles sobre su vida como mortal así como su aprendizaje para ser un ángel en condiciones.
Y por el otro lado el prota propiamente dicho de este volumen : VIn (suena un poco a detergente, perdonad la broma) pero es la apreviatura de Vincent (que me gusta más)
El resumen, nos habla de que Jim debe salvar el alma de siete pecadores, pues ale, sin experiencia y sin nada, pero con una moto y una chupa de cuero,  a salvar humanos.
Vincent es el prototipo de hombre hecho a si mismo, millonetis, déspota cuando quiere y con una tía colgada del brazo que quita el sentío.
Por supuesto no es feliz, pero tampoco parece preocuparle, ella es lo que necesita para proyectar éxito y punto. Sigue haciendo millones y para qué pensar.
Así hasta que cruza su mirada con Marie-Therese en un club poco recomendable (por eso yo sería la primera en ir a ver qué pasa por allí) un club que nos suena ¿Verdad? La máscara de Hierro. Y quien lo gestiona también le conocemos. (las seguidoras de la hermandad no tendremos problemas en situarnos)
Allí Marie Therese ejerce de prostituta, (sabremos en el trascurso del libro toda la historia que hay detrás) y en una de esas noches conoce a Vin.
Así comienza una extraña relación, pues cada uno sabe cual es su sitio y también es consciente de que hay cosas que no pueden mezclarse.
Vin se percata en el acto de que ella esconde cosas pues es demasiado reservada.
Y Jim intentará que no se fije en ella y que vuelva con su novia oficial.
Ésta es para echarla de comer aparte. Lo de bruja no es sólo un adjetivo, y a raiz de conocer su verdadera identidad entraremos en un rollete paranormal muy complicado.
Y ahora es cuando la novela, después de demasiadas páginas poniéndosos en situación empieza a ponerte los pelos de punta.
Atención: no hay sólo un malo. Así que cuando la pareja consigue sacudirse un demonio (literal) tendrán otro con el que pelearse.

Como fan de la Ward y de sus historias lo recomiendo, aunque a veces te piertas con microrrelatos que no parecen venir a cuento ( como el de la compra del anillo que cuesta una burrada) o de las reuniones de Marie Therese en la iglesia.
Pero no importa, sigues leyendo como una posesa porque necesitas saber más.

Y como suele ser habitual( la marca de la Ward) nos deja no una sino unas cuantas puertas abiertas para que sigamos enganchadas a los siguientes libros de la serie, que o mis conocimientos de religión están oxidados ( seguramente porque jamás les reviso) o hay siete pecados capitales, osea, que nos quedan otras seis intervenciones del motero y sus colegas ángeles. Lo cual tiene morbo, los angelitos en moto. Guau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres dejar un comentario, por mí genial. Pero sin insultos, sin spam ni nada que pueda ofender.
Muchas gracias.