Enlaces

Bienvenidos a este vuesto blog.

sábado, 7 de abril de 2012

La etiqueta "Erótica"

   Todos sabemos que el sexo vende y la literatura, la romántica en este caso, no se va a librar de utilizar este principio básico, pero... ¿Realmente todo lo que lleva la etiqueta erótica lo es?
   Cuando a veces me da por ver las listas de los libros más eróticos, me llevo las manos a la cabeza a ver la relación, como mucho dos o tres a lo sumo son verdaderamente eróticos.
   Claro que lo que para un lector es erótico para otro ni se acerca. Es difícil establecer el límite, esto no es una ciencia exacta y por lo tanto la perspectiva de quien opina etiqueta una novela.
   Y no sólo eso, sino también la época o las creencias personales.
   Pongamos un ejemplo, (no necesiariamente literario pero que me servirá para ilustrar esta idea) a mediados de los ochenta, cuando Sabrina ¿Se descuidó? y nos enseñó una teta en televisión se armó un buen revuelo, fue tema de debate y le sirvió para dar la paliza con el boys, boys, boys todo el año. Ahora, con el paso del tiempo, nos resulta grotesco ¿no? ver una teta en televisión en de lo más tonto.
   Algo parecido pasó con Madonna, a principios de los noventa, cuando en su Blonde ambition tour fingió una arrebato orgásmico, con un corsé puntiagudo de Gaultier para poco después redimirse tapándose con un hábito. Prohibieron su espectáculo en nosecuantos sitios y la gente se llevaba las manos a la cabeza, cosa que ahora no pasa de un mero comentario por mucho que Lady Gaga intente escandalizar imitando.
   Estos ejemplos sirven para demostrar que dependiendo de quien observe puede ser catalogado de una forma u otra.
   Recuerdo una vez que al leer una crítica sobre un libro de Lisa Kleypas se decía, como fallos del libro, la cantidad de escenas de cama subidas de tono. (pausa para poner los ojos en blanco) ¿Lisa Kleypas autora erótica y yo sin saberlo? Yo, que tengo todos sus libros me pregunto, ¿Qué me han vendido, la versión para menores de dieciocho? (me quedo ojiplática)
   Pero lo cierto es que se vende literatura erótica. De la buena y de la que con la pegatina va colando.
   Aparcando un instante la cuestión central (novela erótica) recuriré a otro ejemplo.
   Cuando a las mujeres se les pregunta si ven cine porno la mayoría responde no, pero yo creo que hay tres noes. Pero luego compran novelas de Lora leigh o de Shayla Black, por ejemplo.
   1.-No, porque les da vergüenza admitirlo. (aún queda mucho camino por recorrer)
   2.-No, porque es cierto, no les gusta. (respetable)
   3.-No, porque se aburren (es mi caso) es irreal y no deja de ser gimnasia. El sujeto A (hombre) tiene que insertar la ficha en la ranura B o C (chica, una o varias) y ésta sin estimulación, sin ton ni son, disfruta como una loca y al final, recibe el premio, en forma de crema solar. No me digáis que no es ciencia ficción. 
   Y ahí es donde entra en juego la novela romántica-erótica, tiene sexo explícito y gusta, y de ahí puede que también cada vez haya más auge del porno concebido por y para mujeres.
   Está claro que la objetividad e imparcialidad son difíciles de mantener, pero podemos guiarnos por ciertas pistas.
  ¿Qué debe o no debe haber?
  Aquí me la juego, habrá quien no esté de acuerdo para nada, pero dejando claro que es mi opinión personal, vamos a ello.
   -Sexo explícito. (ésta cae por su propio peso) aún así podemos leer novelas, mal llamadas eróticas, con escenas de todo menos hot, y no sólo porque el eufemismo campe a sus anchas, sino porque tienes que echarle tanta imaginación que te quedas fría o lo que es peor indiferente.
   -Lenguaje real, nada de eufemismos. (por ahí sí que no paso) no se puede pedir a tu amante algo así como: ooooh, márcame con tu hierro candente, inúndame con tu gasolina viril, ooooh, tengo mi botón secreto a punto de estallar. ¡Por favor! que tenemos una edad. El lenguaje coloquial resulta cómodo y apropiado. Puede que haya quienes lo consideren vulgar o de mal gusto, pero no es mi caso. Tampoco creo que haya que utilizar palabras extrictamente anatómicas, pues puede parecer más un tratado de sexo, a lo kamasutra (el que regalan en el cosmopolitan no sirve)
   -Un número determinado de escenas hot, pero ojo no es tar todo el día dale que te pego (en la bañera, en el garaje, en el asiento trasero, en el trabajo, en el cuarto de la limpieza, en el ascensor y hasta en la cama...) intercalar diálogos picantes, con dobles sentidos, crear tensión sexual eleva el erotismo. Plantear, hablar de lo que s epuede realizar puede ser tan excitante como llevarlo a cabo. Lo que se denomina FCF de toda la vida (folleteo con fundamento)
   -Si en la romántica tradicional (perdonad el término) se  empieza por los sentimientos y estos pueden desembocar en el sexo o no (depende de la pluma) en la erótica pasa casi al revés. Se parte de encuentros de alto contenido sexual para luego ir añadiendo sentimientos muy variados. Otras veces están presentes desde el principio (a gusto de quien escribe).
   -Toca temas que no siempre se entienden o que se comparten, que en muchos casos pertenecen al mundo de la fantasía, pero que en estas novelas podemos acercarnos a ellos (dominación, juguetería, tríos...)

   Estas pueden ser algunas de las razones válidas para etiquetar correctamente, es una opinión personal, desde luego, pero quienes hacen esas listas, (desconozco si son los editores, los autores, los libreros...) debrían tener más en cuenta ciertos aspectos. Resulta un poco frustrante comprar una novela y según vas leyendo se te cae el alma a los pies. Como fan de la novela erótica (tanto en la vertiente de lectora como en la de escritora) agradecería que se fuera un poco más estricto. No es mucho pedir.

4 comentarios:

  1. Hija, qué comentario más concentrado, y qué conciso y qué clara dejas tu opinión.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo me voy a expandir un poco más que Noelia, jajaja.

    Yo llevo escribiendo erótica desde hace unos muchos años (coño, ahora que los cuento, son más de 6 xDD), y he tardado mucho en dar con mi fórmula y cual es la fórmula que me gusta a mi leer. Yo he visto porno y me causa aburrimiento (si a los cinco minutos no pasa algo más interesante, me voy a otra cosa), he visto porno para mujeres (aquí hago mención a Erika Lust, que aún siendo porno, es bastante entretenido) y ADORO las novelas de Shayla Black. De hecho, ella fue la primera autora erótica que leí y pensé: "esto es una joya, esto es una joya, esto es una joya", porque lo que he ido leyendo después no me ha gustado tanto como ella.

    Sin embargo, consagradas al género (he leído por ahí) como Lora Leigh, no me han gustado nada. Y en mi búsqueda de aprender, he llegado a leer novelas románticas etiquetadas de románticas con unas escenas eróticas que me han saltado de las manos ante mi sorpresa. Siempre he pensado (equivocadamente, parece ser) que en la literatura romántica había sexo pudoroso xDDD

    En fin, que la etiqueta erótica se da, opino yo, cuando el 90% de la novela tiene FCF (me encanta este término, jaja) y se describe con especial énfasis.

    Hum, creo que ya está todo dicho. Seguro que me dejo algo, pero no quiero hacerte un comentario más largo que tu entrada xD

    Un saludo ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo que la Lora Leigh que nos publican en castellano no es ni de lejos la que tiene títulos mucho más intensos y que toca temas más polémicos. Y sí, hay novelas "sólo" románticas con mucho más erotismo que otras que nos las cuelan y distan de serlo.
      Me encanta leer opiniones como la tuya.
      Un saludo y gracias por estar aquí.

      Eliminar

Si quieres dejar un comentario, por mí genial. Pero sin insultos, sin spam ni nada que pueda ofender.
Muchas gracias.