Enlaces

Bienvenidos a este vuesto blog.

lunes, 20 de febrero de 2012

LLÁMAME IRRESISTIBLE - SUSAN ELIZABETH PHILLIPS

Sinopsis:

Meg Koranda es la mejor amiga de Lucy Jorik, que está a punto de casarse con Ted Beudine. Ted es la clase de hombre por quien toda mujer suspira, al que todo los padres adora y cuya vida quisiera tener cualquier hombre. Es el tipo perfecto para cualquier mujer, salvo para Lucy. Meg consigue convencer a su amiga de que con Ted no va a encontrar la felicidad. Una vez que se suspende la boda, Meg es quien carga con las culpas de haber destruido los sueños románticos de Ted. Y para complicar aún más las cosas, Meg se queda tirada con el coche en la ciudad natal de Ted, sin un duro y con un novio muy cabreado. Sin dinero, con el coche averiado y sin el apoyo de sus famosos padres, Meg está segura de que puede sobrevivir con su ingenio. ¿Qué es lo peor que puede pasarle? ¿Perder el corazón por el mismísimo don Irresistible? Es poco probable. Muy poco probable…



De antemano voy a aclarar (y lo hago siempre cuando es el caso) que SEP es una de mis autoras incuestionables. Así que una vez acalarada mi falta de objetividad diré qué me ha parecido.

Para empezar hay que advertir que este es el tercer volumen de una serie, jugadores de golf, (Fancy Pants y Lady be good) que por desgracia no está editada en español; pero las desgracias nunca vienen solas, otros personajes secundarios también tuvieron su historia, es el caso de los padres de Meg (Gliter baby) y los padres de Lucy (First lady) así que la multitud de referencias y la complicidad que se debe tener con estos personajes se pierde un poquito si no has tenido la suerte de leer previamente estas historias (que no es mi caso)

Bien, centrémonos en la historia de Llámame irresistible.
El título acierta de pleno con el protagonista, Ted. Resulta un poco repelente que sea don perfecto en todo, listo, guapo, rico, simpático, eficiente, ecológico, comprensivo, buen amante... en resumen, odioso, porque no te deja espacio para maniobrar.
Así que cuando le dejan plantado en el altar se lo toma con más menos filosofía, (hasta para eso es don perfecto) pero... tiene una vena sádica y es culpar a la mejor amiga de su novia rebelde y putearla lo mejor que puede, eso sí de un modo que hasta se podría decir que refinado. Hay que tener en cuenta que Ted tiene a su disposición todos los recursos legales (es el alcalde) y morales (es hijo predilecto del pueblo) para hacerlo y no ser castigado por ello.
Así que la pobre (en todos los sentidos) Meg se encuentra en un pueblo de la américa profunda con lo puesto y tiene que salir adelante por sí misma, cosa que hasta la fecha nunca ha tenido que hacer pues sus padres estaban al quite.
Ver cómo Meg sobrevive día a día, mezclando sus dudosas capacidades laborales con su ingenio resulta divertido, es un personaje típico de SEP que ya hemos visto en otras novelas. (Cuando hace de caddy en un partido de golf para Ted es memorable)

Así que vas leyendo y te das cuenta de que va a ser imposible que estos dos personajes tan dispares se acerquen aunque sea sólo un poquito (discutir y ponerse la zancadilla mutuamente no cuenta) y es aquí cuando la autora se las ingenia para lograrlo. Si bien el motivo está cogido con alfileres (a veces hasta soy objetiva con SEP), enseguida todo encaja y poco a poco te das cuenta de que Ted y Meg valen más por lo que callan que por lo que hablan. Más que nada porque ella se las arregla para provocar a don perfecto constantemente, sus réplicas son de lo más picantes y claro el señor yo controlo termina por ceder. Ella es la única que parece entenderle y que no le ve como el dios omnipresente que todos creen que es, así que se le beneficia pero sin dejar de pincharle.

Para que la historia tenga un poco más de peso existe una trama paralera, la construcción de un resort y un inversor cincuentón barriguero persiguiendo a Meg por ser hija de famosos, al tiempo que la hija de éste persigue a don perfecto, todo esto viene de perlas para crear situaciones divertidas, tan típicas de SEP, en las que se vale del paisaje y de unos secundarios dispuestos a entorpecer al máximo cualquier acercamiento. Recordemos que todo el pueblo odia a Meg y si no se construye el complejo por su culpa va a salir de allí linchada.

Pero las cosas se complican, lo que era un juego deja de selo, ya no tiene gracia tocar la moral a don perfecto y Meg decide que no merece la pena seguir, así que abandona el pueblo, dejando a todo el mundo sorprendido y en especial al alcalde, que por una vez no se muestra tan controlado.

Después de casi destripar el libro sólo puedo decir que me gusta, que esta autora lo sigue consiguiendo, que su estilo tan peculiar y característico me engancha. Que sus libros son un ejemplo de como se pueden hacer buenas novelas partiendo de argumentos simples. Como siempre veremos escenas íntimas más atractivas por los sentimientos que por lo explícito de la narración ( y eso lo dice una fan reconocida de la erótica) pero tal y como se plantea el libro no lo necesita.

Ahora sólo falta que la historia de Lucy (creo que en los USA está al caer) no se demore demasiado.

1 comentario:

  1. Ayyy, me has puesto los dientes largos!!!! joooo, yo hasta el jueves no lo tengo, grrr... pero eso sí, el sábado cae sí o sí!!

    ResponderEliminar

Si quieres dejar un comentario, por mí genial. Pero sin insultos, sin spam ni nada que pueda ofender.
Muchas gracias.